Libro de Mateo: “Dejad que los niños vengan a mi”

Compártenos:

A lo largo de la historia de la biblia podemos evidenciar muchos libros en los cuales nos da a conocer varios versículos donde aclaran que los niños son los dueños del reino de los cielos como en el libro de Mateo capítulo 19, versículo 14 que dice: Sin embargo, Jesús dijo: “Dejen a los niñitos en paz y cesen de impedir que vengan a mí porque el reino de los cielos pertenecen a los que son así”.

Estas palabras realmente nos da mucho que pensar pues no sabemos con exactitud a que se refiere, es decir se nota claramente que dice que los niños tienen el reino de los cielos ganado pero debido a que, tal vez será por su inocencia o por el simple hecho de ser niños y aun no conocen de la vida.

Libros dedicados a los niños

Muchos capítulos como este encontramos en la biblia incluso hoy en día encontramos muchos libros con dibujos dedicados especialmente para los pequeños del hogar. El libro de Mateo forma parte del nuevo testamento en el que nos narra la vida de Jesús de Nazaret  desde su nacimiento en Belén es por esto que el nuevo testamento es el más indicado para los niños de hoy en día pues ahí les enseña los pasos de Jesús para llegar a ser un hombre bien.

No me considero de los testigos de Jehová pero les recomendare un libro para los niños llamado “Mi libro de historias bíblicas” donde nos narra de manera que los más pequeños del hogar entiendan como fue creado el mundo y desde muy pequeños le enseñen acerca de la religión y como esta fluyen en la vida. Este libro es realmente lindo incluso sus dibujos explican todo con tan solo verlos, se lo puedes enseñar a tus hijos a modo de cuentos.

Así como el libro de Mateo mucho otros libros están llenos de versículos bíblicos para niños o para los padres uno de ellos es Deuteronomio 6-7 “Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Inculcarles continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes”

Uno de los que más me gustan es el de Hebreos 12-11 pues es una gran realidad que muchos padres deben tomar en cuenta: “Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella”

Compártenos: